Recesión, crisis y abdicación de las responsabilidades

soros.jpgGeorge Soros cree que no hay “recesión global” sino un “realineamiento radical de la economía global”.

Este realineamiento se caracteriza por “una caída relativa de Estados Unidos y el ascenso de China y otros países en desarrollo”.

Esa es la visión de alguien que ha hecho una enorme fortuna con la especulación bursátil donde quiera que la puede llevar a cabo, y con el vuelo de capitales golondrina por el mundo entero.

George Soros es alguien que sabe, en realidad, de los movimientos económicos globales, aunque deba presentarse como presidente del Open Society Institute y presidente de Soros Fund Management. Su solo nombre es suficiente presentación.

Al no llamarla “recesión”, Soros analiza el efecto acumulativo de los distintos factores que condujeron a la actual “crisis” en los Estados Unidos, con impacto en las economías subsidiarias.

Y el fundamento de su análisis está en considerar que es una ficción que “los mercados se equilibran” por sí mismos, tras probables desajustes de su dinámica.

“Este es un error conceptual obvio –dice Soros–: fue la intervención de las autoridades lo que impidió que los mercados financieros colapsaran, no los propios mercados”.

El mercado financiero, pues, dedicó su tiempo a crear productos cada vez más sofisticados, completos y complejos, cuyo riesgo las autoridades fueron incapaces de prever, confiando en los métodos de cálculo y gestión de riesgo de los propios bancos.

Y fue de los bancos, que estaban a estas alturas, un poco “libres” de control estatal, de donde extrajeron las agencias calificadoras de riesgo la información con la que basaron sus evaluaciones.

Lo que hubo, de verdad, según George Soros, fue “una asombrosa abdicación de responsabilidades” por parte de las autoridades correspondientes.

Sobre este escenario, dice Soros, “todo lo que podía salir mal salió mal”.

¿Y qué fue eso que salió mal? Soros lo explica:

–Lo que empezó con las hipotecas de alto riesgo se extendió a todas las obligaciones de deuda colateralizada, puso en peligro a las compañías de seguro y reaseguro muncipales e hiptecarias, y amenazó con desembrollar el multimillonario mercado de cobertura, por riesgos crediticios.

Esta situación no es más que “la crisis más severa que cualquiera otra desde la Segunda Guerra Mundial”. Puntualiza George Soros:

–El peligro es que las tensiones políticas resultantes, entre ellas el proteccionismo norteamericano, puedan desestabilizar la economía global y hundir al mundo en una recesión –o aún peor–.

Gracias a La Tercera pudimos compartir este desapasionado y crudo análisis, de alguien que sí sabe de lo que está hablando, pues George Soros se forjó y creció en el vaivén de los mercados y no en un aula universitaria, ni detrás de un escritorio de la burocracia pública o privada.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Análisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s