Chilenos por isapres más honestas y justas

Un estudio de “Consumidores e Innovación 2008”, realizado por Research International Cadem, indicó que el 63% de los chilenos considera que ninguna de las Instituciones de Salud Previsional (Isapres) del sistema es innovadora, les gustaría que mejoraran y consideran que no se ajustan mayormente a sus necesidades.

A los encuestados les gustaría que los planes de servicios ofrezcan una mayor cobertura y prestaciones, sin aumentar los precios.

También, como un mensaje a la Superintendencia de Salud,  el 23% demandó mayor información, más claridad y transparencia en los contratos y en el servicio, además de información simple y comprensible.

El estudio reportado por Francisca Garrido afirma que los clientes valorarían que las isapres sean justas y honestas, que cumplan con sus compromisos y que no entreguen información “engañosa”.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Análisis, Empresas, Gobierno, Mercados, Negocios, Normas, Superintendencias

Una respuesta a “Chilenos por isapres más honestas y justas

  1. ¿Qué es mejor, estar en Isapre o en FONASA?

    Cuando todavía no se calman completamente las agitadas aguas tras la tormenta que desató el anuncio de las alzas en los precios de los planes de las isapres para el 2008, conviene hacer una reflexión sobre cuales son las alternativas que le quedan al usuario (o a los pacientes) que sólo tenemos dos alternativas; resignarnos al alza y continuar en el sistemas privado (las isapres) o el desastroso sistema público de salud.

    Pues bien, el caso es que uno siempre recurre a la experiencia personal para tomar partido en cualquier clase de polémica.

    Hace unas semanas llevé a mi hijo de 4 años al dentista, a través de una promoción que ofrecía presupuesto gratis en una institución de salud privada. Desde el ingreso a la consulta todo fue agradable. Las ejecutivas de atención nos recibieron con una sonrisa, mientras esperábamos nuestro turno en la sala de espera correctamente climatizada y con tv cable.

    Luego nos llamaron para ingresar con mi hijo a la atención con la odontopediatra. Pese a que la mayoría de la veces una cita con el dentista para un niño de 4 años no es de lo más placentera que digamos, esta vez fue toda un grata experiencia, la dentista parecía tener estudios de párvulo puesto que trató a mi hijo como si fuera el suyo y nos brindó un gran atención. El problema fue cuando nos dijeron cuanto costaba el tratamiento completo, hasta ahí llegó el sueño.

    Entonces recurrí a Isapre Consalud (en la que estoy actualmente) para ver qué podía hacer para hacer el tratamiento a mi hijo y que no me saliera tan caro. El ejecutivo de Consalud me sugirió que podía aumentar la cobertura dental de mi plan de salud para así hacer que mi copago fuera menor (el bono) y además tomar un seguro complementario que me cubriera parte del copago.

    Le hice caso al ejecutivo de Consalud y aumenté la cobertura dental de mi plan de salud, que me significó pagar $2000 adicionales a micotización de salud y también tomé un seguro complementario de salud.

    La cuestión es que llevé mi hijo a otro centro médico dental, uno que me recomendó el ejecutivo porque era prestador preferente, según mi plan de salud, y grande fue mi sorpresa cuando me dijeron que por cada cesión del tratamiento de mi hijo iba a tener que pagar alrededor de $2000 pesos por bono.

    Pues bien. Hasta ahí todo bien. El problema es que mi señora, que no es carga en mi isapre, que está en FONASA, y que cotiza por el 7%, tuvo también un problema dental. Fue al consultorio más cercano y le dijeron que para ella no había atención dental, que debía atenderse en forma particular. Entonces mi señora fue a una consulta dental accesible. En la consulta le hicieron un presupuesto, el cual resultó ser una cifra astronómica del cual su plan de FONASA cubría de manera simbólica, o sea, menos del 5 % de total del presumpuesto.

    Creo que este caso grafica claramente cual es el problema que actualmente tenemos quienes somos usuarios del sistema de salud. El sistema público de salud no es una alternativa real para quienes aspiramos a tener acceso a una atención de salud digna y de calidad. Por eso, nos vemos obligados a cotizar en el sistema privado de salud que nos fija precios de manera abusiva y convierte a la salud en un bien de consumo sujeto a las leyes de la oferta y la demanda.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s