Trabajadores, prioridad en quiebras

Legisladores de distintos partidos quieren darle prioridad al pago de las obligaciones con los trabajadores en los procesos de quiebra de las empresas, mediante proyectos de ley, según informan los periodistas L. Castañeda y B. Serrano de Emol.

Uno de los se enfoca a priorizar los derechos de los trabajadores y el otro a la preferencia de pago de créditos para favorecer a los trabajadores.

Ambas iniciativas pasan las remuneraciones de los trabajadores, del quinto al cuarto lugar, en el orden de pago de los créditos adeudados.

En tanto, los gastos en que se incurra para poner a disposición de la masa de acreedores los bienes de la empresa fallida, así como aquellos producto de la administración de la quiebra (incluidos los honorarios del síndico y los préstamos por él contratados), se desplazan desde el cuarto al quinto lugar en la preferencia de pagos.

El titular de la Superintendente de Quiebras, Rodrigo Albornoz, cree que la reforma propuesta no es necesaria. En primer lugar, argumenta, “la quiebra necesita ser financiada en sus gastos”.

La ley es clara a la hora de establecer las prioridades en el pago cuando una empresa quiebra. Primero se les paga a quienes tienen créditos privilegiados.

En esta categoría hay nueve puntos, y se les debe pagar en orden.

Para pasar del primero al segundo lugar se debe haber cancelado completamente la deuda. Aquí se cuentan, en los primeros lugares, los gastos de la última enfermedad del deudor y sus funerales.

En cuarto lugar están los gastos de administración de la quiebra y del síndico, mientras que en el quinto lugar se pagan las remuneraciones adeudadas a los trabajadores, las cotizaciones de las AFP y el desahucio.

Luego vienen las demás cotizaciones. En octavo lugar se pagan todas las indemnizaciones de origen laboral, que son de un máximo de tres ingresos mínimos por cada año trabajado, pero con un tope de 10 años.

Al final se pagan el IVA y otros impuestos de retención.

Una vez que se paga a los acreedores e involucrados de la primera categoría, con la venta de los bienes de la quiebra se paga a la segunda.

En la tercera categoría están todos los pagos que tienen relación con las hipotecas.

En la cuarta se pagan otros créditos especiales, mientras que en la quinta (y última) se le paga al resto de los acreedores. A ellos se les llama valistas, no tienen preferencia y se les paga en proporción a sus créditos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Análisis, Debate, Empresas, General, Gobierno, Quiebra, Reformas, Superintendencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s