Bernard Madoff, el reo 61727-054

madoffDías antes de su arresto, a mediados de diciembre del año pasado, Bernard Madoff (quien en sus días de gloria fue uno de los hombres más poderosos de Wall Street) pagó US$ 100 mil, sólo por cargos a su tarjeta de crédito American Express.

Los gastos incluían viajes de compra de su esposa a Europa, cuotas de clubes sociales y cenas en lujosos restaurantes.

Pero eso terminó.

A partir del 14 de julio, Madoff, ahora rotulado como el reo 61727-054, cumple en una pequeña celda una sentencia por 150 años, después que asumiera la única responsabilidad por el fraude de US$ 65 mil millones, que dirigió desde su oficina en Nueva York y perjudicó a miles de personas, incluyendo una cantidad aún desconocida de chilenos que invirtieron en los fondos de Madoff a través de Santander y otros bancos.

En su nueva vida en la cárcel de mediana seguridad de Butner, Carolina del Norte, Madoff ha tenido que hacer algunos cambios drásticos: atrás quedaron los pantalones de US$ 2.000 que solía comprar en la boutique Trillion, en Palm Beach. Ahora viste un uniforme color caqui, cuenta la periodista Marcela Vélez.

Cambió su lujosa mansión en Palm Beach o su penthouse de US$ 7 millones en Nueva York, por una celda de 2,24 metros de largo por 2,44 metros de ancho, con baño y litera.

En la pequeña celda hay dos camas.

Tampoco puede, irónicamente, manejar su propio dinero. Trabaja desde las 07:30 a las 14:00 horas en el taller de grabado, haciendo pisapapeles y otros objetos decorativos, por lo que gana US$ 0,40 por día, según datos del Departamento Correccional de Carolina del Norte.

Aunque las autoridades están decididas a confiscar hasta el último bien de Madoff para resarcir a los perjudicados por su fraude, su esposa Ruth fue autorizada a conservar US$ 2,5 millones en efectivo.

Hasta ahora es poco lo que se ha filtrado fuera de los muros de Butner sobre su célebre reo. Otros internos han confidenciado que Madoff se ha ganado el respeto de muchos por ser “uno más”, “un caballero” y “haber asumido toda la responsabilidad” de su delito.

También se dice que hasta ahora el que fuera uno de los hombres más poderosos de Wall Street no se queja por nada. Ni siquiera por la comida, que puede consistir de un trozo de pescado con una porción de fideos.

Después de todo, el costo promedio diario de un reo en una cárcel de mediana seguridad es de US$ 79,27. Muy lejos de las cenas de US$ 1.100 que Bernard Madoff solía disfrutar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bolsas, Corrupción, Justicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s