Enfoques ante déficit por terremoto

El subgerente de Estudios del banco Banchile (logo), Rodrigo Aravena, considera que el estado tendrá que apelar a distintas fuentes para solventar los US$ 10.000 millones de déficit que generará a las finanzas públicas el terremoto del 27 de febrero, para lo cual podría endeudarse, debido a lo bajas que están las tasas, utilizar algo del Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), liquidar dólares en no más de US$2 mil millones, emitir deuda interna en no más de US$2 millones y la venta de activos en algunas sanitarias en no más de US$1.500 millones, deuda internacional y finalmente la revisión al alza de algunos impuestos.

Leonardo Suárez, director de Estudios de LarrainVial, estima que la mitad del gasto para financiar cerca de US$9.400 millones que debe cargar el sector público para recuperar la infraestructura perdida, se concentrará en 2011. Proyecta un déficit fiscal de 4% del PIB este año. “Lo que más hay que hacer es gastar en inversión. Se habla de reasignación presupuestaria (US$700 millones), de emisión de deuda en el mercado nacional e internacional y de uso de fondos soberanos y excedentes del cobre. Eso sacrificaría la regla fiscal. De las sanitarias, el Gobierno a lo más podría sacar US$1.000 millones”.

Cristián Gardeweg, analista de Celfin, comenta el déficit debe cubrirse “con emisión de deuda en el mercado local, no más de US$6 mil millones para no presionar aún más las tasas de interés; venta de dólares, entre US$2 mil y US$3 mil millones, y posibles alzas tributarias, ventas de activos y donaciones por US$1 mil a US$2 mil millones”.

Para Jorge Selaive, economista jefe del Bci, la prioridad en el financiamiento del déficit (que este año calcula en torno al 4% del PIB, es decir, US$6 mil millones) es mediante la liquidación de participación en empresas estatales no estratégicas. “El monto máximo de incorporar esta alternativa sería algo más de US$3.000 millones. El daño en activos clave es mínimo porque tienen carácter defensivo y tarifas reguladas. La demanda de estas acciones será positiva”. Y agrega: “Dado que la deuda soberana de Chile es una de las menores entre las economías emergentes, la demanda de inversionistas internacionales por la deuda chilena es alta, y las tasas son atractivas. No debiera ser menor a US$ 500 millones. Más aún, el Gobierno puede usar instrumentos derivados para mitigar el impacto cambiario por la liquidación de los dólares recaudados”.

Versión completa de la periodista Victoria Reyes, leer acá.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bancos, Déficit, Debate, Economía, Financiamiento, Gobierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s